Memoria colectiva y descriptiva del espacio sonoro- Plaza del Paraje Entre Ríos-
Viernes 3/10/2016 21:30 hs_Clínicas Colectivas_

 

Texto de producción grupal a partir de algunos ejercicio de escucha

Se escuchan sonidos de teros, muy profundos, casi gritos, que aparecen y desaparen. Estridentes y de repetición rítmica que habitualmente están identificados con la llegada de alguien, con el peligro, con el estado de alerta, con otras presencias, con la aparición de algo. Conforman, junto a otros sonidos, una característica sonora típica del lugar. Remiten a un pasado que recuerda a: la llegada al lugar, la casa de familiares en Lanús, la infancia. Está presente el sonido de la ruta, sonidos de coches que pasan, se distingue el andar en el ripio y el del asfalto. Estos sonidos no encajan en el entorno junto con el resto de sonidos, es rechazado. Dentro del grupo de sonidos de los autos hay algunas distinciones que resaltaron un sonido particular, el sonido del citroen. Único, indescriptible, rítmico, casi orgánico, cálido en el contexto de los otros autos, recuerdo grato. Es un sonido antiguo, estridente. Está asociado a una memoria del pasado que remite a tiempos de Argentina del 68 al 75, a la familia, a Mafalda.
Se hizo mención a otro tipo de sonidos, provenientes de fuentes animales y naturales. De lejos, pero presente, se escucha el río, un poco más cerca, chorro de agua corriendo. Este último es continuo y resbaladizo, acompaña al resto de los sonidos, se asocia a un arroyo y genera preocupación por el agua derramada. Este tipo de sonidos está asociado al suelo, el ciclo, ámbitos rurales, al bosque, al parque, lugares sin demasiada población. Remite al pasado de una infancia menos urbanizada, a fines de semana en el campo, a un lugar tranquilo, pero poblado. A la noche. Produce añoranza y simpatía.
Otras configuraciones sonoras hacen asociarlas a un barrio popular. Los ladridos de los perros: unos cerca, otros más lejos. Se mueven, cruzan de izquierda a derecha, es constante y característico de otros espacios de la comarca. Se asocia directamente a la propiedad privada o privatizada. A las casas de los dueños, al uso de los perros como animal que defiende la propiedad. Estos sonidos son importantes y generan una atención para la ubicación en el lugar. No están asociados a recuerdos gratos, sino a circunstancias de ataques y mordidas.
Otros sonidos requirieron mayor atención, ya sea por sus características físicas como por la falta de reconocimiento de una fuente específica. Se escuchan insectos, repetitivo y constante. Tiene un patrón reconocible y repetitivo. Es suave, lejano, proveniente de un lugar más tranquilo. Representa un lugar con mayor presencia animal y no tanto humana. Este sonido desaparece, lo tapan otros sonidos y esto genera molestia. Otros sonidos se vuelven potentes a partir de la elección de escuchar dicho sonido, asociado al pasado por momentos de insomnio, y con el verano y la electricidad. Hay sonidos particulares de constancia regular, siguen un patrón, pero se modifica con el tiempo, es infinito, incómodo y molesto. Se complementa con momentos de silencio, con ladridos de perros, grillos, y se anula con otros ruidos más fuertes. Hay ruidos esporádicos, pequeños, que se mueven. Se aceleran, rápidos y fuertes. Tienen personalidad.



 

gallery/14570585_1443932388967828_3727801852200405210_o
gallery/14566479_1443932765634457_7265118631785216950_o